RSS

La ley D’Hont

El sistema electoral español tiene en la ley D’Hont una de las piezas clave en la conformación del Congreso de los Diputados (principal órgano legislativo) tras unas elecciones generales. El otro elemento a tener en cuenta sería la asignación de escaños a cada circunscripción electoral (provincia) que, independientemente de su población, recibe un mínimo de 2, a los que se han de sumar otra serie de escaños, esta vez sí, proporcionales a su población de derecho.

Es, no obstante, la mencionada ley la que parece suscitar más controversia, dado que favorece a los partidos mayoritarios y establece una clara penalización para los minoritarios (o no tan minoritarios), a los que cada escaño obtenido a nivel nacional, les cuesta un mundo.

ley-dont

Veamos en primer lugar el siguiente video en el que de forma muy sencilla, se explica el reparto de escaños en una circunscripción cualquiera, según la ley D’Hont:

http://www.elmundo.es/espana/2015/11/11/56422a43e2704ea61c8b4573.html

En el siguiente simulador, podéis entenderlo mejor y hacer alguna práctica interesante consultando los resultados electorales que el INE muestra.

ley-dhondt-provincia-ficticia

Y para profundizar en la cuestión, sería conveniente echar un vistazo más detenido al artículo correspondiente en la Wikipedia:

https://es.wikipedia.org/wiki/Sistema_d%27Hondt

 

Comienza un nuevo curso… complicado

Como cada año por estas fechas, los medios de comunicación se hacen eco del comienzo de curso para millones de estudiantes. Se presentan las últimas novedades, las quejas y protestas de los diversos sectores (padres, profesores y alumnos), las cifras más relevantes (numero de estudiantes, centros, profesores…), los resultados académicos y los de las pruebas de diagnóstico (PISA, entre otras), etc.

aulas

Este año, a todo ello, añadimos la incertidumbre que nos acompaña desde que el gobierno, durante la legislatura pasada, se lanzó a la elaboración de un nuevo sistema educativo que, con la oposición de todas las fuerzas políticas presentes en el Congreso y la práctica totalidad de la comunidad educativa, quiso poner en marcha en tiempo récord.  Siempre he sostenido que plantear un nuevo sistema de enseñanza en España (algo totalmente necesario desde hace ya un par de décadas) es mucho más complejo que organizar unas olimpiadas. Esto lo sabemos quienes pertenecemos al mundo de la educación, pero no parecen comprenderlo quienes, sujetos a unos plazos electorales urgentes, han decidido llevarlo a cabo en apenas tres cursos académicos. Precipitación, incertidumbre, chapuza, pedagogía obsoleta, falta de acuerdo, etc., son los atributos que acompañan a una ley educativa que, por todo ello, tiene los días contados. Mientras tanto, en los centros educativos, debemos sacar adelante una nueva promoción de alumnos que, en el caso de 4º de ESO y 2º de Bachillerato, aún no saben qué tipo de título van a poseer al acabar cada etapa, ni de qué forma lo van a obtener. Una vez más, la chapuza española resurge de sus cenizas y se impone sobre cualquier otro rasgo del carácter hispano.

Y puede que los profesores tengamos lo que nos merecemos, como elevadas tasas de paro e inestabilidad laboral en la profesión, falta de recursos, clases atestadas, falta de autoridad, etc. Puede que los padres tengamos, igualmente, lo que nos merecemos (lo que hemos votado, al fin y al cabo): cambios constantes en los planes de estudios de nuestros hijos, estrés familiar a cuenta de deberes y otras actividades didácticas, gastos en libros de texto, academias y profesores particulares, etc. Pero lo que es seguro, es que nuestros alumnos, nuestros hijos, no se merecen ni todo lo anterior ni tampoco una excesiva carga de deberes, ni las reválidas u otras pruebas de diagnóstico, ni la discriminación y exclusión por razones económicas o sociales, ni el fracaso escolar, ni el bullying… Ellos no han votado, ellos no han tomado decisiones sobre el sistema educativo, no financian su futuro.

Los alumnos, nuestros hijos, no merecen ser considerados como piezas estandarizadas que deban insertarse con precisión en un sistema económico y social inmutable. Se merecen la consideración de futuros ciudadanos, que habrán de habilitar un sistema justo, sostenible y global. Habrán de ser capaces, para ello, de dar respuesta a retos complejísimos, desde el conocimiento científico, pero también desde la perspectiva humanística de la felicidad, que sigue siendo, desde la Ilustración, uno de los objetivos que conforman nuestra sociedad.

Nada de lo anterior será posible si no se cumplen dos premisas consecutivas:

  1. Lograr un pacto educativo nacional (y, a ser posible, europeo) que resuelva la absurda y confusa situación a la que hemos llegado siguiendo una vía excesivamente ideologizada.
  2. Elaborar un sistema educativo que dé respuesta a la doble necesidad de alcanzar el objetivo del progreso y el bienestar social, al tiempo que permita la consecución material del mismo mediante la creación de un sistema económico sostenible.
 
Deja un comentario

Publicado por en 12/09/2016 en Historia

 

Etiquetas:

El mundo del trabajo y sus problemas.

Ya hemos visto en clase la importancia del trabajo como factor de producción. Hemos explicado también cómo, en un sistema capitalista, el mercado de trabajo o mercado laboral, es muy rígido, porque no es capaz de responder de forma rápida o inmediata a cambios en la demanda o en la oferta de trabajo.  En tiempos de caída de la actividad económica, frecuentes en el mencionado sistema capitalista, el número de puestos de trabajo necesarios para mantener la producción, suele ser inferior a la cantidad de trabajadores que optan a ellos, por lo que muchos quedan en situación de paro laboral.

Junto al paro, otro problema grave hace referencia al trabajo de las mujeres, y es la discriminación que se produce entre éstas y los hombres, que se muestra claramente en todas las Encuestas de Población Activa (EPA) que se realizan periódicamente en España. Y lo mismo ocurre en buena parte del mundo.  ¿Por qué el paro femenino es casi siempre mayor que el masculino en un país y en una era en que la tecnología ya no hace necesario el trabajo basado en el puro esfuerzo físico? Pero, además, hay que añadir otra circunstancia negativa para la mujer: sus salarios suelen ser inferiores a los de los hombres cuando realizan el mismo trabajo. ¿Alguien tiene una explicación también para esto? Deberíamos reflexionar sobre ello y tratar de buscar posibles soluciones.

En tercer lugar debemos hablar del trabajo infantil, que es, fundamentalmente, explotación laboral de niños.  Aunque en España haya dejado de ser un problema que nos afecte directamente desde hace muchos años, hay que tener en cuenta que, en un mercado global en el que buena parte de los bienes que consumimos proceden de fábricas situadas en países pobres, en las que se puede utilizar mano de obra infantil, este problema nos afecta, aunque sea indirectamente. Y no podemos mirar para otro lado.

1. El paro en España

Comencemos por una noticia de RTVE en la que se exponen los datos generales sobre la población activa y el paro en España a día de hoy.  Para acceder a él pincha en la siguiente imagen:

paro

En segundo lugar, centrémonos en la siguiente gráfica.  En ella se muestra la evolución de la Tasa de Desempleo en España durante los últimos 25 años, con referencia a los factores explicativos de los dos principales repuntes el paro mostrados en ella.  El primero, en los años 90 del siglo pasado, consecuencia de una crisis internacional de grandes dimensiones y del cambio de localización de la industria, que se desplazó a los países menos desarrollados.  El segundo, producto de la extensión de la gran crisis financiera que estalla en EE.UU. en 2008, y de la que aún no hemos salido. A partir de 2012 se detiene el ascenso del paro, situado ya en unos niveles insostenibles, y comienza a reducirse (a partir de un empleo nuevo de baja calidad y peor remunerado) hasta situarse actualmente (enero de 2016) en un 20,9% de la población activa:

708a9252b56d922e5d8b06f24f791fc2

   La información completa que podemos encontrar en la última EPA (de enero de 2016) menciona muchos otros datos que debemos tener en cuenta. Debes indagar en ella y buscar los siguientes:

  • Población Activa
  • Tasa de actividad
  • Población ocupada
  • Tasa de ocupación
  • Población en paro (en términos absolutos)
  • Tasa de paro (global, masculina y femenina)

Es bien sabido que, siendo datos preocupantes los datos del paro en España, tras ellos se esconde uno aún más grave, como es el elevado paro juvenil (entre 16 y 24 años).

  • Busca en la Nota de Prensa de la última EPA, cómo ha sido la evolución más reciente de la ocupación entre los más jóvenes y trata de sacar conclusiones.
  • Observa los datos de la ocupación por edades y del paro por edades y trata de explicar la aparente contradicción que se produce al hacer la lectura de los mismos.

En términos geográficos, el reparto del paro en España por regiones, viene reflejado en el siguiente mapa:

paro2

  • Observa las diferencias entre las distintas Comunidades Autónomas y trata de buscar una explicación

Es difícil en ocasiones establecer diferencias claras entre todos los conceptos que se utilizan en una Encuesta como la que estamos analizando. Por eso, al final de la misma, aparece una nota sobre la metodología utilizada y la definición de los términos más usados.

  • Establece una clasificación de los trabajadores “ocupados” a partir de la lectura del apartado “definiciones principales”

2. El trabajo de la mujer

Leamos, en primer lugar, el siguiente artículo de prensa, pinchando en la siguiente imagen:

mujer-trabajadora3

Con los datos de la página 27 del libro de texto, tanto del mapa (que aparece reproducido debajo) como del gráfico, y la información extraída del anterior artículo, elabora un breve informe acerca de la situación de la mujer en el mercado laboral.

trabajo femenino

3. El trabajo infantil

    Muy diferentes son los problemas en otras partes del mundo.  En Bangladesh, el paro juvenil no es una de las prioridades de un gobierno que tiene como misión más acuciante alimentar a toda su enorme y creciente población (más de 1.200 hab./Km.2).  Sin embargo, las condiciones de trabajo en que varios millones de niños ven discurrir su cotidianeidad, mueven a pensar en el futuro de sus vidas y del país entero.  En el siguiente enlace podéis ver un vídeo elaborado y publicado por el periódico la Vanguardia en el día de hoy,en el que se muestran las sombras de un pasado muy presente.  Después del vídeo, leed la entrevista a uno de estos niños bengalíes y comparadla con la declaración de una niña trabajadora en la Inglaterra del siglo XIX.  Las semejanzas entre ambos textos son punzantes.  Observad:

http://www.lavanguardia.com/internacional/20130430/54371657150/entrevista-ruman-nino-trabajador-bangladesh.html#ixzz2RyhhjxMg

Declaración de la niña Sarah Gooder, de 8 años de edad, ante la comisión Ashley para el estudio de la situación en las minas inglesas, en 1840.

“Trabajo en el pozo de Gawber. No es muy cansado, pero trabajo sin luz y paso miedo. Voy a las cuatro y a veces a las tres y media de la mañana, y salgo a las cinco y media de la tarde. No me duermo nunca. A veces canto cuando hay luz, pero no en la oscuridad, entonces no me atrevo a cantar. No me gusta estar en el pozo. Estoy medio dormida a veces cuando voy por la mañana. Voy a escuela los domingos y aprendo a leer. (…) Me enseñan a rezar (…) He oído hablar de Jesucristo muchas veces. No sé por qué vino a la tierra y no sé por qué murió, pero sé que descansaba su cabeza sobre piedras. Prefiero, de lejos, ir a la escuela que estar en la mina.”

Como información complementaria, en el siguiente mapa se muestra el grado de respeto a los derechos de los niños y la utilización de estos como mano de obra en diversos países del mundo. Los colores rojos más intensos representarían los países menos respetuosos y en tono amarillo más claro, los más respetuosos:

Trabajo-infantil-en-el-mundo

Por último, en la novela “la música del viento” (que, estas alturas, habréis leído ya todos) se trata este mismo tema. Tras haberos informado con los datos y noticias anteriores, y a partir de la reflexión que os haya suscitado la lectura del libro, vais a elaborar un trabajo sobre el mismo en el que aparezcan los siguientes apartados:

  1. Breve resumen  (máximo una cara de folio)
  2. Análisis de la estructura del libro, enumerando las partes en las que se puede dividir la trama de la novela y resaltando, en cada una de ellas, los personajes que aparecen, la localización geográfica y las ideas que el autor expone acerca del trabajo infantil.
    Busca imágenes (fotografías, gráficos, mapas, etc.) que puedan ejemplificar o referirse a las diversas partes de la novela.
  3. Comentario. Obtén información sobre los países en los que se produce explotación infantil y pon ejemplos del libro en los que se muestren dichas circunstancias. Valóralas y explica las consecuencias que tienen para los niños, sus familias y para los países en que se producen.
  4. Conclusión. ¿Qué te ha parecido la novela? ¿Cómo crees que refleja la realidad del trabajo infantil? ¿Recomendarías su lectura?
 
Deja un comentario

Publicado por en 28/01/2016 en Geografía

 

El poblamiento urbano

1. El Proceso de urbanización a lo largo de la historia

A lo largo de su historia, la población humana ha pasado por épocas en las que, como hemos visto, crecía lentamente, y otras en las que ese crecimiento se aceleraba. Dos grandes revoluciones económicas, la Revolución Neolítica (hace unos 10.000 años) y la Revolución Industrial (a partir de finales del siglo XVIII), permitieron una expansión de la humanidad por la superficie del planeta sin precedentes, al tiempo que su número crecía de forma llamativa gracias a la mayor disponibilidad de recursos que aportó cada una de ellas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cueva habitada en el Paleolítico y Castillo medieval en el enclave de Los Casares (Guadalajara)

Pero no sólo se produjeron cambios en el volumen de la población humana. También afectaron a la forma y los lugares en que el ser humano vivía. En primer lugar, después de cientos de miles de años de nomadismo, con el Neolítico aparecieron los primeros asentamientos estables o poblados en los que vivían, sobre todo, agricultores. Pronto, con el descubrimiento de la cerámica y los metales, fueron surgiendo poblados de mayor tamaño especializados en actividades artesanales y, principalmente, comerciales.  Estos acabarían originando las primeras ciudades.  Los grupos humanos que vivían del pastoreo o los que seguían dedicándose a la caza y la recolección de alimentos, mantuvieron formas de vida nómadas.

Así pues, al comenzar la Historia y las primeras civilizaciones, ya habían surgido los dos grandes tipos de poblamiento, o formas de asentamiento de la población: el poblamiento rural, basado en aldeas y asentamientos dispersos, y el poblamiento urbano, constituido por las ciudades.

Durante milenios, el poblamiento rural fue indiscutiblemente mayoritario, a pesar de que hubo épocas en las que las ciudades alcanzaron un gran esplendor, como en la antigua Grecia o en Roma. La decadencia de este último imperio, a partir del siglo III, provocó su casi completa extinción en Europa Occidental y el comienzo de la era feudal, en la que durante casi mil años, la vida transcurrió y se decidió en el campo, en aldeas, monasterios y castillos.  Sólo a partir del siglo XI renacieron las ciudades en Occidente gracias al desarrollo del comercio, en muchas ocasiones al amparo de fortalezas o burgos, en torno a los cuales iban creciendo núcleos de población de carácter urbano, o bien en las pocas ciudades que habían sobrevivido desde la antigüedad, normalmente sedes episcopales o puertos marítimos.

Ciudad medieval evolución

Al terminar el siglo XIII, dichas ciudades habían alcanzado su máximo desarrollo, mantenían una intensa actividad económica y sus habitantes gozaban de libertades y privilegios singulares. Quedaban perfectamente delimitadas por recintos amurallados que unían a su función defensiva, otra de carácter administrativo, que las separaba del campo circundante en el que regían unas formas de vida y unas leyes muy distintas, enmarcadas dentro de lo que denominamos Feudalismo.

Sin embargo, la ciudad se topa en esta época con unos límites físicos difícilmente franqueables. El crecimiento de su población más allá de un umbral que permitiera abastecer de productos frescos a la ciudad, provocaba el desarrollo de enfermedades por falta de ciertas vitaminas, con consecuencias muchas veces devastadoras. Por ello, el tamaño de las mismas quedó estabilizado en función de la fertilidad y las posibilidades de su entorno para producir alimentos frescos y, durante siglos, pocas ciudades en Europa superaron los 150.000 habitantes.

Hubo que esperar al siglo XIX para ver cómo cambiaban las cosas. La Revolución Industrial trajo consigo la revolución de los transportes, con el protagonismo del ferrocarril como medio terrestre capaz de transportar grandes cantidades de mercancías a una más que notable velocidad.  La rápida expansión de la red ferroviaria durante este siglo, permitió un crecimiento sin precedentes del número y el tamaño de las ciudades, ya que facilitaba su abastecimiento e intercomunicación.

[gickr.com]_01dc21ae-ad32-3db4-05dd-967e3cf1e336

Difusión del ferrocarril en Europa entre 1840 y 1880

La revolución industrial también comportó el auge del llamado “éxodo rural“, una migración masiva de agricultores, que eran expulsados del campo a causa del creciente empleo de máquinas agrícolas y de los cambios en la estructura de la propiedad de la tierra. Ello unido al desarrollo de actividades como la minería, la industria textil o la siderometalúrgica, junto a la eliminación, gracias al ferrocarril, del problema que suponía el abastecimiento de alimentos frescos para muchas ciudades, permitió que estas se multiplicasen en número y crecieran en tamaño hasta superar en algunos casos el millón de habitantes.

Industrial_city2

Esquema síntesis de una ciudad europea tipo.

2. La ciudad en el siglo XX y en la actualidad

De esta manera, al finalizar el siglo XIX, en Europa había surgido la nueva ciudad industrial, ya de un tamaño considerable, y que reflejaba en su estructura, tanto los sectores que el pasado urbano había legado, el llamado casco histórico, como las nuevas áreas surgidas con la Revolución Industrial: las zonas industriales y de residencia obrera, las áreas de transporte (vías y estación de ferrocarril, carreteras, etc.) y el llamado ensanche burgués, área de residencia de la clase alta de la ciudad, que había abandonado las estrecheces del casco histórico para buscar espacios más amplios, limpios y ordenados.  Se desarrolla también en el interior de la ciudad, en una zona céntrica y bien comunicada (normalmente entre el casco histórico y el ensanche burgués), el llamado Centro Comercial y de Negocios (por sus siglas en inglés, CBD), donde se encuentran las sedes y oficinas de empresas y organismos públicos, el comercio especializado y de alta gama,

Al entrar en el siglo XX, gracias al mencionado desarrollo industrial y al comercio colonial, este tipo de ciudad se consolida en Europa y acabará extendiéndose por el mundo con grandes o pequeñas variantes.

Con el tiempo, el crecimiento urbano generará graves problemas de congestión y comunicación, a los que se hace frente mediante transformaciones en la distribución de las áreas urbanas, el reparto de funciones dentro del tejido urbano y la construcción de importantes infraestructuras de comunicación y transporte. Surgirán así zonas residenciales para la clase acomodada y otras para la clase media o media baja (urbanizaciones y barriadas), áreas de poblamiento marginal (chabolismo), áreas industriales y de servicios (polígonos) y centros comerciales en la periferia, amplios y bien comunicados, para descongestionar el centro urbano.

BILBAO ARENA, BILBAO BASKET

Bilbao y su área metropolitana.

Hoy en día, la tasa de urbanización, es decir, el porcentaje de población que habita en ciudades en relación al total, ha superado ya, en el mundo, el 50%, es decir, la mitad.  En los países desarrollados, este porcentaje se eleva al 77,5%, lo que, en definitiva, demuestra que la tasa de urbanización es un indicador de desarrollo económico y social.  Todo hace pensar que, a medida que avance nuestro siglo, la población urbana en el mundo, seguirá creciendo a buen ritmo, hasta situarse porcentajes similares a los que hoy tienen los países desarrollados.

Llegados a este punto, he aquí una lista de términos clave cuyo significado debes conocer:

  • Poblamiento rural / poblamiento urbano
  • Tasa de urbanización
  • Burgo
  • Casco histórico
  • Ensanche burgués
  • Centro Comercial y de Negocios (CBD)

3. Características de la ciudad actual

Hoy en día, las ciudades han crecido tanto en número y tamaño, y su influencia sobre todo el territorio es tan intensa, que comienza a hablarse del “fenómeno urbano” para referirnos a la expansión de los modos de vida propios de este tipo de poblamiento y a la creación de espacios supraurbanos, de dimensiones considerables, que ocupan un territorio muy superior a la ciudad tradicional.

En definitiva, podemos definir y caracterizar el poblamiento actual por una serie de rasgos, como son:

  • Es aquel que está integrado por el conjunto de asentamientos humanos que llamamos ciudades, que son núcleos de población de tamaño medio o grande, con una estructura interna compleja, tanto a nivel funcional como social y económico, y una elevada densidad de edificación y de población.
  • En él, se desarrollan actividades económicas encuadradas, principalmente, dentro de los sectores secundario y terciario, especialmente comercio e industria.
  • Las ciudades ejercen múltiples funciones que influyen sobre un amplio territorio en torno a ellas y que son de tipo político-administrativo, económico, cultural, etc.
  • El plano urbano suele ser el reflejo de la evolución histórica de la ciudad desde su nacimiento o fundación, y puede adoptar múltiples formas, según la disposición de calles y edificios, o trama urbana.  Los más conocidos son el irregular, el ortogonal y el radiocéntrico.
planos urbanos

Distintos tipos de planos y tramas urbanos

Actualmente, el poblamiento urbano adopta múltiples escalas y formas, producto de su expansión y crecimiento.  Además de ciudades, propiamente dichas, hablamos también de:

  • Áreas metropolitanas, que se forman por el crecimiento de una ciudad principal que va absorbiendo el espacio urbano de otras menores que crecen cerca de ella.
  • Conurbaciones, que se producen por la unión de varias áreas metropolitanas o ciudades de similar tamaño e importancia.
  • Regiones urbanas, que se forman cuando el poblamiento urbano se va extendiendo hasta adquirir escala regional.
  • Megalópolis, que serían el resultado de la unión de varias regiones urbanas, creándose una sucesión de grandes ciudades y aglomeraciones urbanas.

La mayor parte de las formas de poblamiento urbano anteriores, surgen en países desarrollados, ricos o emergentes, de larga tradición urbana o de fuerte crecimiento industrial. Aunque en ellos el rápido crecimiento de las ciudades ha generado graves problemas de congestión, contaminación y marginalidad social, éstos tienden a solucionarse o bien a contenerse.  En los países subdesarrollados o pobres, sin embargo, el rápido proceso de urbanización no se debe al crecimiento económico, sino a la masiva llegada de inmigrantes procedentes de las áreas rurales (éxodo rural), que desborda la capacidad de acogida de las ciudades y se asientan en grandes barrios con apenas servicios e infraestructuras, creándose así, gravísimos desequilibrios sociales y económicos.

Para ampliar la información anterior y saber más sobre las ciudades en general, y las españolas en particular, puedes ira esta página:

https://geoblografia.wordpress.com/geografia-de-espana-7-morfologia-y-estructura-urbanas/

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 22/01/2016 en Geografía

 

Etiquetas: ,

Comienza la Cumbre del Clima de Paris. ¿Aún estamos a tiempo?

Efectivamente, esa parece la gran cuestión. Y es que, aunque la Cumbre del Clima que, desde hoy hasta el 11 de diciembre, reúne en París a delegaciones de la mayor parte de los países del mundo, sea un completo éxito, quedaría en el aire la duda de si no es ya demasiado tarde.

Climate summit

La mayor Central Térmica de Carbón de Europa, en Belchatow (Polonia) / Fuente: The Guardian

 

Nuestro planeta no es “de hierro”.  No es ni un generador de recursos inagotables  ni un procesador de residuos infinitos. Y en los últimos tiempos, hemos actuado como si así lo fuera, al incorporar un sistema productivo a nuestra forma de vida, basado en la explotación sistemática de todos los recursos disponibles (considerados como capital que entra a formar parte del juego de la oferta y la demanda en el mercado) y en la emisión consiguiente de grandes cantidades de residuos sólidos, líquidos y, sobre todo, gaseosos.

Si nos detenemos en estos últimos, descubriremos el “quid” de la cuestión. Entre los gases emitidos por los procesos productivos y de transporte, así como en nuestra vida cotidiana, destaca el dióxido de Carbono que, junto a otros como el Metano, forman parte del llamado grupo de gases de efecto invernadero. Su presencia en la troposfera es casi “invisible” para la radiación solar, que llega a la superficie terrestre sin apenas obstáculos; sin embargo, una vez que el suelo se ha calentado y se ha convertido en un cuerpo emisor (radiación infrarroja, muy débil), dichos gases se comportan como una barrera casi infranqueable, al absorber buena parte de dicha radiación. Eso hace que ascienda la temperatura del aire en las capas bajas de la atmósfera, provocando el conocido efecto invernadero.

cap-1_grafico-efecto-invern

Lo cierto es que es muy posible que exista un umbral a partir del cual entremos en un proceso irreversible de calentamiento global, de muy difícil manejo, y cuyas consecuencias nos llevarían a escenarios poco deseables e, incluso, a casos extremos, como el de nuestros dos más próximos vecinos en el sistema solar: Venus y Marte, planetas que muy bien pudieron albergar vida en algún momento del pasado, pero que, por vías distintas, acabaron por ser inhabitables.

Es absolutamente inaplazable tomar medidas rigurosas y contundentes, cueste lo que cueste, y teniendo como objetivo principal el cambio del sistema productivo mundial. No tenemos, seguramente, mucho más de medio siglo para actuar.  Si pincháis en la imagen inferior, podréis leer (en inglés) un más que recomendable artículo en el que se muestran los tremendos esfuerzos a los que estamos sometiendo a nuestro planeta y las ideas para cambiar el modelo.

4018

 
Deja un comentario

Publicado por en 30/11/2015 en Geografía

 

La población europea entre los siglos XVIII y XIX

La Demografía es la ciencia que estudia la población. Puede hacerlo desde dos puntos de vista: uno dinámico, a través del estudio de sus variaciones en el tiempo y en el espacio, o movimientos de la población; y otro estático, que analiza la composición de la población en un momento y lugar determinado, o estructura de la población. La Historia utiliza sobre todo la dinámica de la población en sus estudios, al mostrar la evolución de las diversas variables que la constituyen. Observa en las siguientes imágenes, sendos esquemas en los que se muestran las nociones básicas que todos debemos conocer sobre dinámica y estructura de la población:

Dinámica de la población

Estructura de la población

Si nos atenemos solo a los movimientos naturales de la población, vemos que ésta puede crecer en mayor o menor medida o, incluso, decrecer, en función de los valores que adquieren la mortalidad y la natalidad. Pues bien, cuando dichos valores se mantienen en el tiempo según unas pautas más o menos estables, se habla de régimen demográfico, que no es más que un patrón o modelo de crecimiento de la población, que no varía sustancialmente en un largo período de tiempo.

De la lectura y observación de los cuadros y textos anteriores, deduce el significado de:

  1. Movimientos Naturales de la población

  2. Crecimiento Natural

  3. Movimientos Migratorios (o Migraciones)

  4. Estructura de la población

  5. Población Activa.

  6. Régimen Demográfico.

Como la natalidad y la mortalidad dependen, en buena medida, de las características del sistema económico, cultural y tecnológico alcanzado por una sociedad, podemos hablar, a grandes rasgos, de dos tipos de regímenes demográficos a lo largo de la historia:

  1. El Régimen Demográfico Antiguo, se caracteriza por valores altos de Natalidad, compensados por una también alta Mortalidad, todo ello debido a que se trata de sociedades rurales y con un bajo nivel de vida. En consecuencia, el Crecimiento Natural era muy bajo e, incluso, negativo, cuando se dejaban sentir los efectos de las periódicas Crisis de Subsistencia o de mortalidad, que eran causadas por guerras, malas cosechas o especulación con los precios del trigo;  la esperanza media de vida era, pues, muy baja (raramente superaba los 30 años)
  2. El Régimen Demográfico Moderno o actual, se caracteriza por valores bajos de Natalidad, compensados por una también baja Mortalidad, todo ello debido a que se trata de sociedades urbanas y con un alto Índice de Desarrollo Humano. En consecuencia, también en este caso, el Crecimiento Natural es muy bajo  e, incluso, negativo (en épocas de crisis la natalidad se reduce a niveles ínfimos);  La mortalidad deja de disminuir, ya que la esperanza media de vida es muy alta (más de 75 años) y, por lo tanto, la población tiende al envejecimiento.

El paso de un régimen a otro coincidió (y fue consecuencia) históricamente, con una serie de cambios en las formas de vida, principalmente en la economía y en la cultura, de las sociedades europeas del siglo XVIII.  La dinámica demográfica en Europa, experimentará un proceso de reducción, más o menos lenta, de los valores de la mortalidad, primero, y de la natalidad, más tarde, que se desarrolla en dos fases sucesivas, y que se denomina Transición Demográfica.

Gráfico Transición Demográfica

En el siglo XVIII, la progresiva incorporación de medidas higiénicas básicas a los hábitos de vida, una relativa paz en el continente y una mejor y más abundante alimentación, hizo que las crisis de subsistencia se fueran volviendo cada vez más raras y que, por consiguiente, la mortalidad comenzase a descender con claridad, mientras se mantenía alta la natalidad.  Nos encontramos en la 1ª Fase de la Transición Demográfica.

Esta situación, de haber continuado vigentes las viejas estructuras económicas de origen medieval en Europa, hubiera culminado en una grave crisis demográfica por superpoblación, tarde o temprano. ¿Por qué no sucedió? Las razones son varias, y en primer lugar hay que señalar las transformaciones en la estructura agraria de países como Inglaterra o los Países Bajos, donde mejoraron las técnicas agrícolas y se desarrollaron nuevos sistemas de cultivo que incrementaban los rendimientos. En segundo lugar, porque, en las ciudades se experimentó un gran crecimiento de la industria, especialmente la textil, que acabaría dando lugar a la llamada Revolución Industrial.  Hacia ellas se dirigió el masivo éxodo rural causado por la reducción de mano de obra que la introducción de máquinas provocó en el campo, y porque muchos pequeños campesinos, arruinados, se veían obligados a vender o abandonar sus tierras.

En el momento álgido de la Transición Demográfica (que, en el gráfico anterior, se encuentra entre la 1ª y 2ª fase), la diferencia entre las tasas de natalidad y de mortalidad, es máxima, por lo que el Crecimiento Natural será muy grande, y ello da lugar a un enorme aumento de la población.  Por ello, este proceso recibe también el nombre de Revolución Demográfica y suele ir acompañada de intensas migraciones. Además del ya mencionado Éxodo Rural, también se produjo una numerosa emigración hacia América y otros continentes, especialmente a partir de la segunda mitad del siglo XIX.

Deduce, a continuación, el significado de los siguientes términos y defínelos:

  1. Régimen Demográfico Antiguo.

  2. Crisis de Subsistencia.

  3. Esperanza de vida.

  4. Régimen Demográfico Moderno.

  5. Transición Demográfica.

  6. Éxodo Rural.

Así pues, la Transición Demográfica tuvo tres consecuencias principales sobre la población europea del siglo XIX:

  1. Provocó un gran aumento de la población en Europa como podemos ver abajo en sendos gráficos para algunos países europeos y para España.
  2. Ello dio lugar a grandes migraciones, entre las que destaca el Éxodo Rural, que pobló las ciudades europeas, y la emigración hacia América, que desplazó a millones de europeos hacia el Nuevo Continente, gracias sobre todo al gran progreso que experimentaron las técnicas agrícolas y de producción industrial (Revolución Industrial).
  3. Finalmente, la masiva llegada de gente a las ciudades, generó una auténtica Revolución Urbana, que fue posible gracias al desarrollo de nuevos medios de transporte, especialmente el Ferrocarril, capaces de abastecer poblaciones no agrícolas a gran escala.

A continuación, tratad de interpretar los dos gráficos que se exponen debajo, utilizando un esquema de comentario similar al utilizado con los textos:

Evol_pob_EdadMod

EVOLUCIÓN DE LA POBLACIÓN SIGLO XIX

Trata ahora, como ejercicio de autoevaluación, de comentar el siguiente texto utilizando las pautas de análisis explicadas en clase:

“A principios de marzo, al aumentar la penuria, vinieron a esta ciudad unos tres mil pobres, la mayor parte de los cuales, negros, tostados por el sol, extenuados, débiles y en malas condiciones, daban muestras evidentes de su necesidad (…). Y estos pobrecillos que iban vagando por la ciudad, destruidos por el hambre (…), morían de cuando en cuando por las calles, por las plazas y bajo el palacio (…). Debiéndose, por los presentes sucesos, deducir una advertencia para saber cómo comportarse en el futuro, se recuerda que sería necesario socorrer a los pobres de los pueblos mandándoles grandes y suficientes limosnas, prohibiéndoles después rigurosamente la entrada en la ciudad, poniendo guardias en las puertas y haciéndoles salir cuando hubieran entrado. Porque actuando de este modo evitaremos el espanto que implica una multitud rabiosa de gente medio muerta que asedia a todo el mundo por las calles, por las plazas, por las iglesias y a las puertas de las casas, de modo que no se puede vivir con un hedor que apesta, con continuos espectáculos de moribundos muertos y, sobre todo, con tantos rabiosos que no se los puede quitar uno de encima sin darles limosna.”

Medidas que un médico aconseja tomar en el futuro a raíz de la hambruna de 1629 en Bérgamo (Italia).

 
Deja un comentario

Publicado por en 28/11/2015 en Geografía, Historia

 

Evolución económica de España y Europa durante la Edad Moderna

Una vez que tenemos una visión general de la Edad Moderna, antes de pasar al estudio de la Geografía, es conveniente profundizar en algunos de los elementos clave de la economía y la demografía y en las transformaciones que experimentaron durante dicha época,  con el fin de entender cómo se gestó el mundo actual, cuyos rasgos económicos se estudiarán en la segunda parte del curso.

La Economía

Durante la primera mitad del siglo XVI, la economía europea estuvo dominada por un alza sostenida de los precios; en la segunda, por una inflación sin precedentes. Una serie de intelectuales españoles de la época (Martín Azpilicueta, Tomás de Mercado, Luis Ortíz, Sancho Moncada, etc.) llamados arbitristas (por encargarse de ayudar a los gobernantes a tomar medidas para la mejora de la economía de los reinos, generalmente mediante impuestos o arbitrios), comenzaron a preguntarse las razones de tal situación económica y a dar respuestas muy acertadas, de tal forma que podemos considerarlos como los padres de la ciencia económica.

Como indicaba Martín Azpilicueta, el dinero, en forma de monedas, es una mercancía más en un mercado, por lo que si hay mucha cantidad de él, los precios de aquello que se intercambia por dinero, suben;  si aquél, por el contrario, escasea, los precios bajan. A continuación decía que en España había mucho dinero desde que se habían descubierto las Indias (América), de donde procedía el oro y la plata con los que se acuñaban monedas, y por lo tanto, los precios subían sin cesar. Hoy diríamos que se produjo una gran inflación de precios, dado que la demanda de productos en el mercado aumentaba al tiempo que la oferta se mantenía igual o decrecía.

Ahora trata de deducir, a partir de lo que has leído, el significado de:

  1. Dinero.

  2. Mercado.

  3. Precios.

  4. Demanda.

  5. Oferta.

  6. Inflación.

La subida de los precios repercutió primero en España, debido al aumento de las importaciones de oro y plata de México y Perú.  Los efectos de esta masiva llegada de lingotes fueron contrarrestados más tarde por su exportación a otros países de Europa para liquidar una balanza comercial cada vez más deficitaria y satisfacer las necesidades de sus ejércitos en los Países Bajos y en otras regiones de Europa.  Hasta que ese trasiego de lingotes surtió efecto, los precios generales en el resto de Europa subieron más despacio que en la península Ibérica. No obstante, la tasa de inflación, diferente según los países, impulsó la expansión del comercio internacional que siguió al descubrimiento del Nuevo Mundo, al incrementarse la posibilidad de grandes y jugosos beneficios en los negocios que los extranjeros hacían con la corona hispánica.

Luis Ortiz, además, decía que, en Castilla, la industria (o manufactura) estaba decayendo por el escaso apoyo que recibía de los gobernantes y por el desprecio hacia el trabajo manual de la sociedad en general. Quien tenía dinero, prefería invertirlo en el comercio con América, que solía deparar cuantiosos beneficios. Así, las materias primas, al no existir suficiente demanda en España, se exportaban a Europa a muy bajos precios. De allí volvían a precios muy elevados, una vez transformadas en productos manufacturados: telas, orfebrería, objetos de lujo, etc.  De esta forma, como señalaban ya en su día Lope de Vega o Quevedo, salían de España grandes cantidades de riqueza hacia Europa (donde se iban formando grandes fortunas), mientras España se empobrecía por la inflación y el desigual reparto de la riqueza procedente de América.

De los dos párrafos anteriores, debes deducir el significado de:

  1. Importación.

  2. Exportación.

  3. Materias primas.

  4. Productos manufacturados.

  5. Comercio internacional.

  6. Industria manufacturera.

Luebeck-1350

Por otro lado, el comercio de cereales entre los países bálticos y los del sur de Europa, que pronto sería controlado por los Países Bajos, resultó también favorecido por la tendencia que tenían los precios de los alimentos a exceder los de los artículos manufacturados.  La causa era un impresionante crecimiento de la población europea (de 55 millones en 1450 a cerca de 100 en 1600), que provocó el aumento de la demanda de alimentos, especialmente cuando el suministro disminuía por las malas cosechas.

Aunque la industria todavía se dedicaba principalmente a la provisión de objetos de lujo a las clases acomodadas, la expansión comercial dio lugar a una extensión del sistema crediticio y de la banca pública, sobre todo en Italia, donde los banqueros genoveses se ocupaban de la transferencia de fondos de los envíos españoles a los Países Bajos.

Muchas de estas tendencias se invirtieron en el siglo XVII.  La inflación quedó controlada en la segunda década por el descenso de las importaciones de lingotes americanos.  El comercio internacional, reforzado por las necesidades militares durante la Guerra de los 30 años, experimentó más tarde una recesión y se estancó.  La competencia entre las potencias para repartirse el mercado mundial condujo a la adopción de medidas basadas en la acumulación de grandes reservas de oro y plata y en la protección de la producción nacional frente a las importaciones (Mercantilismo), por parte de la mayoría de los gobiernos excepto el de los Países Bajos.  Finalmente, el cambio del centro de la actividad comercial del Mediterráneo a la costa atlántica continuó y se consolidó a finales del siglo XVII.

Pincha en el siguiente enlace para acceder a un esquema con lo esencial de lo dicho hasta ahora

Esquema economía siglos XVI y XVII

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 17/11/2015 en Historia