RSS

Geografía e Historia 1º ESO (1). La Tierra y el origen de la Humanidad. Las etapas de la Prehistoria

En ese pequeño punto azul que vemos en la fotografía, La Tierra, vivimos más de 7.500 millones de seres humanos, una cifra a la que hemos llegado desde que aparecemos como especie en algún momento de los últimos 250.000 años.  Somos el fruto de una larga evolución anatómica y cultural, a través de la cual, nuestros  más directos antepasados (homínidos) fueron transformándose en el Homo Sapiens, en lo que se conoce como proceso de Hominización.

punto-azul-cassini

El éxito final de nuestra especie se basó en la capacidad de adaptación a los diversos medios naturales de la Tierra durante el Paleolítico, y, finalmente, en la “domesticación” de la naturaleza cuando, en el período Neolítico, surgieron la agricultura y la ganadería.

Esa es la razón por la que vamos a iniciar nuestro curso de Geografía e Historia, adentrándonos en el conocimiento de nuestro viejo planeta, cuya superficie se nos presenta como el gran escenario en el que, durante milenios, ha tenido lugar la evolución humana y su historia. De esta manera vamos a comprender mejor las características de los procesos desarrollados en las distintas etapas y civilizaciones que se han sucedido hasta el momento presente.

1. La Tierra, nuestro planeta

Aunque nuestra especie, como decimos, habita y domina la Tierra desde hace muchos miles de años, si los comparamos con la edad del Universo o del Sistema Solar, no son más que un breve lapso de tiempo, dado que aquél ronda los 13.800 millones de años, y el sol y sus planetas, unos 4.500 millones. Estudiar nuestro planeta nos permite conocer mejor sus potencialidades y sus límites, sus dimensiones y su capacidad para albergar y abastecer de bienes a la humanidad. En definitiva, comprenderlo mejor.

1.1. Las capas de la Tierra

Como todos los planetas, su forma es aproximadamente esférica y se compone de varias capas:

  • En primer lugar, existe un núcleo sometido a altísimas temperaturas.
  • Envolviendo a dicho núcleo, un manto en el que se producen corrientes de convección que afectan a los materiales viscosos que lo componen.
  • En tercer lugar, una corteza, delgada y rígida, compuesta por las rocas y otros materiales sólidos que forman la superficie terrestre. Existen dos tipos de corteza: la más ancha (puede superar los 50 kms. de grosor), es la corteza continental; la corteza oceánica es más fina (en torno a 10 kms.)

corteza terrestre.jpg

  • La capa sólida de la Tierra, compuesta por dicha corteza y la parte superior del manto, recibe el nombre de litosfera. Se divide en placas tectónicas, que se mueven unas respecto a otras a causa de las corrientes convectivas del manto terrestre, o fuerzas tectónicas. Al chocar entre sí, rozarse, romperse, separarse o hundirse en el manto, se producen importantes rugosidades en la superficie terrestre. Se forman así las montañas. A este proceso se le denomina orogénesis y el resultado final, a medida que las montañas se van desgastando, recibe el nombre de relieve. En el mapa se pueden observar las principales placas tectónicas de la corteza terrestre.

Placas_tectonicas_mayores.svg.png

  • Sobre la litosfera, ocupando las áreas hundidas de la misma, se encuentra la hidrosfera, compuesta por mares y océanos y, en menor medida, por lagos y ríos, es decir, por agua líquida, principalmente salada, pero también dulce.
  • Finalmente, la capa más externa, compuesta por diversos gases, y que envuelve a todas las anteriores, es la Atmósfera.  De las diversas capas que la forman, destaca por su influencia en la vida en la Tierra, la troposfera, la más baja y delgada (entre 10 y 15 kms.). En ella tienen lugar todos los fenómenos meteorológicos que determinan el clima, y que actúan sobre la superficie desgastándola y rebajando el relieve, proceso que se conoce como erosión.

En la siguiente imagen puede observarse un esquema del conjunto de las capas terrestres y las proporciones de su tamaño real.

capas-de-la-tierra

1.2. Los movimientos de la Tierra y sus consecuencias

Nuestro planeta se mueve al ritmo marcado por las fuerzas gravitacionales, según dos ejes de movimiento principales: uno de rotación sobre su propio eje, y otro de traslación alrededor del Sol.

  • El movimiento de rotación, por el que la Tierra da una vuelta completa sobre sí misma cada 24 horas, origina la sucesión de los días y las noches, según la superficie que ilumina el sol mientras la Tierra gira. Además, ello produce un movimiento aparente del sol sobre el horizonte, que nos permite definir los puntos cardinales (Norte, Sur, Este y Oeste) y orientarnos cuando viajamos. Igualmente, nos sirve para determinar las horas del día, según la posición relativa del sol sobre el horizonte, que era la base de los antiguos relojes de sol.

El movimiento de rotación de la Tierra.
puntos cardinales

reloj-de-sol

Reloj de sol

  • El movimiento de traslación, que determina la duración de un año, que es el tiempo que tarda la Tierra en efectuar una vuelta completa alrededor del sol. Da lugar a la sucesión de las estaciones del año. Esto último sucede porque la Tierra gira sobre un eje que está inclinado 23º respecto al plano descrito por su órbita alrededor del Sol (lo que se conoce como plano de la Eclíptica), de tal forma que, según en qué posición esté la Tierra en relación a la luz procedente de nuestra estrella, se iluminará más un Hemisferio u otro, dando lugar a estaciones opuestas en cada uno de ellos (invierno-verano, primavera-otoño).
movimiento_de_la_tierra

El movimiento de traslación y las estaciones

1.3. Las zonas climáticas de la Tierra

Al producirse simultáneamente ambos movimientos, es decir, el de traslación de la Tierra alrededor del Sol y el de rotación sobre su eje, hay que añadir otros dos efectos importantes:

  • El primero es la desigual duración del día y la noche en cada hemisferio, dependiendo de la época del año. Se debe a la inclinación del eje terrestre (23º respecto al plano descrito por la órbita de traslación), lo que hace que, en un determinado momento del año, en uno de los hemisferios la parte iluminada sea mucho mayor que la parte que queda a la sombra, mientras en el otro sucede lo contrario. En el primer caso, al día en el que se produce la máxima diferencia entre luz y oscuridad y la noche, se le llama solsticio de verano; en el otro hemisferio, ese mismo día tiene lugar el solsticio de invierno. Seis meses después, cuando la Tierra se encuentra en la posición opuesta respecto al sol, sucede exactamente lo contrario. Dichos días son el 21 de junio y el 21 de diciembre. Entre ambas fechas, la duración de los días y las noches se va igualando hasta equipararse en los llamados equinoccios, el de primavera (21 de marzo) y el de otoño (23 de septiembre).
  • En segundo lugar, la existencia de zonas térmicas bien definidas por sus temperaturas medias. Al llegar los rayos solares a la Tierra, su superficie se calentará en mayor o menor medida según la inclinación con la que incidan sobre ella. Si observamos el esquema inferior, vemos que sobre el Ecuador y sus zonas adyacentes, los rayos del sol caen siempre con muy poca inclinación (y, al menos un día al año, totalmente perpendiculares), por lo que la temperatura del aire sobre la superficie será elevadas; es la denominada zona cálida. En cambio, sobre los polos y sus cercanías, los rayos del sol caen durante todo el año muy inclinados (e, incluso, llegan a pasar de largo), por lo que las temperaturas serán muy bajas; es la llamada zona fría. Entre ambas existe una zona intermedia en la que los rayos caen con una inclinación muy diferente según la época del año, lo que provoca la existencia de una estación fría (invierno) y otra cálida (verano) y, por lo tanto, temperaturas medias suaves; es la zona templada.

Las tres zonas así establecidas aparecen separadas mediante una serie de líneas imaginarias, que son los trópicos y los círculos polares.  Así la zona cálida viene a situarse entre el Trópico de Cáncer en el Hemisferio Norte y el Trópico de Capricornio en el Hemisferio Sur, círculos paralelos al Ecuador que delimitan la zona terrestre en la que los rayos del sol caen perpendiculares en algún momento del año. Por su parte, las zonas frías se extienden más allá del Círculo Polar Ártico en torno al Polo Norte, y del Círculo Polar Antártico en torno al Polo Sur, que se definen como la línea a partir de la cual los rayos del sol pueden caer durante, al menos, 24 horas seguidas en el solsticio de verano, o bien ocurrir lo contrario durante el solsticio de invierno.

En el siguiente vídeo, además de repasar todo lo anterior, podrás entender el sistema de localización de puntos sobre la superficie terrestre, es decir, las coordenadas geográficas: latitud y longitud.

2. La Biosfera

La Tierra es el único planeta del Sistema Solar en el que existe vida.  Ello se debe a tres características específicas que lo permiten:

  • Una temperatura moderada sobre su superficie.
  • Posee una atmósfera que contiene gases esenciales para la vida como el oxígeno y que nos protege de la radiación solar.
  • Hay una gran cantidad de agua líquida en superficie, esencial para la vida.

Estos tres requisitos, así como todos los procesos que concurren para que exista vida en la Tierra, tanto vegetal como animal, tanto microscópica como a escala humana, tienen lugar en una franja muy estrecha del planeta, entre la parte más superficial de la corteza terrestre, la hidrosfera y la troposfera, la capa más baja de la atmósfera. A esta franja se le conoce con el nombre de Biosfera, es decir, la esfera (o capa esférica) de la vida.

biosfera

Ésta se divide en grandes conjuntos denominados medios naturales, compuestos, a su vez, por diversos elementos cuyas características varían a lo largo y ancho de la superficie terrestre y, por tanto, determinan la existencia de los distintos medios.
De forma muy sintética, podemos clasificar y caracterizar cada uno de estos elementos del medio natural de la siguiente forma:

  • El relieve puede ser, en primer lugar, continental, costero u oceánico. Otros criterios (elevación, planitud o irregularidad, etc.) dan lugar a diversos subtipos de formas que, en conjunto se conocen como “accidentes geográficos”.

relieve-tipos-de-formas
relieve-costero
Relieve oceánico.PNG

  • El clima es el estado medio de la atmósfera en un determinado lugar o región. Puede ser muy variado, clasificándose en diversos tipos según sus temperaturas y precipitaciones medias, y su distribución a lo largo del año. Todo ello depende, en última instancia, de cómo se reparten los centros de acción de altas y bajas presiones y los flujos de viento principales, por la superficie del planeta, lo que se muestra en el siguiente esquema:
    Esquema de la circulación general atmosférica

    Esquema de la circulación
    general atmosférica

    En el mapa y el cuadro siguientes, se muestra la distribución y clasificación de climas en el mundo, determinada por la circulación general de la atmósfera arriba expuesta, y por el reparto de mares y tierras sobre la superficie terrestre.

    mapa_clima

    climas-del-mundo

  • Las aguas del planeta forman, como ya hemos visto, la hidrosfera. Se dividen en dos grandes grupos, las aguas saladas de océanos y mares, y las aguas continentales, mayoritariamente dulces. Tomando estas últimas, que son las que utilizamos los seres humanos como recurso básico para la vida, las podemos subdividir en otros dos grandes conjuntos, que son las aguas superficiales (ríos, lagos y humedales) y las aguas subterráneas (acuíferos).
    Todas las aguas del planeta se encuentran relacionadas entre sí por el llamado “ciclo del agua”, del cual depende la vida en la Tierra y cuyo esquema puedes ver en la imagen superior.

ciclo-del-agua

  • El suelo es la capa más superficial de la corteza terrestre, compuestos principalmente por elementos sólidos de origen mineral y orgánico. Necesitan evolucionar durante un tiempo para alcanzar un grado óptimo de fertilidad, por lo que suelen desarrollarse sobre todo en zonas bajas y llanas, así como en los fondos de los valles, donde son profundos y cuentan con humedad suficiente. Los suelos de las laderas son pobres, en general, porque los elementos que los componen se desplazan hacia las áreas inferiores; y en las zonas elevadas, el frío impide su evolución, por lo que, o son muy pobres, o no existen más que terrenos pedregosos que no se consideran suelo.
  • La vegetación cubre buena parte de los continentes, especialmente en regiones de climas húmedos y no demasiado fríos. Para su crecimiento necesita suelos profundos y fértiles, por lo que será más espesa y abundante cuanto más cálido y húmedo sea el clima y más llano sea el relieve. No obstante, la existencia de ríos que, procedentes de zonas húmedas, atraviesan áreas secas, o de acuíferos en su subsuelo, permiten también el crecimiento de la vegetación en zonas áridas (oasis, bosque galería…).
    Cuando las condiciones son las idóneas para su crecimiento (humedad, temperatura y fertilidad del suelo), crecen árboles y grandes arbustos que forman bosques y selvas. En caso contrario, los árboles escasean y son los arbustos (matorral) y las hierbas los que dominan el paisaje, dando lugar a prados, tundraestepas, sabanas, etc.

Así pues, los medios naturales se componen de todos los elementos anteriormente expuestos, pero debido a la importancia que tiene el clima en la formación de un determinado paisaje natural, se clasifican de acuerdo a las características de las diversas zonas climáticas del planeta, tal como podemos observar en el siguiente mapa (pincha sobre él para ampliarlo).

regiones-naturales

No obstante, buena parte de estos medios han sido modificados por el ser humano para obtener recursos para subsistir y progresar como especie, lo que ha provocado en algunos casos su práctica desaparición (como es el caso de muchos bosques y selvas del planeta) y la sustitución de unas especies vegetales por otras de mayor interés económico. Los efectos negativos sobre el medio ambiente y la biodiversidad pueden ser devastadores si no se toman las medidas oportunas, como se puede ver en la imagen.

greenpeace-1

Así pues, la Biosfera, que es el escenario de la vida, donde los seres humanos encontramos la gran mayoría de los recursos que necesitamos para subsistir y progresar, se reparte, principalmente, entre la superficie de los continentes y los océanos (además de la parte baja de la atmósfera) y es nuestra obligación conocer los fenómenos y procesos que en ella se desarrollan, sus diversos medios y los peligros que acechan, para poder actuar donde se detecten problemas de deterioro medioambiental, como la deforestación, la desertificación, etc. Deberíamos empezar por reconocer en el mapa inferior los nombres de dichos mares y tierras, así como de los principales accidentes geográficos y la localización de dichos fenómenos.

mapa-geografico-mundo-sin-copyright

oceanos-y-continentes

Para ello, empezaremos por África, el continente de nuestros ancestros más lejanos, donde se originó la Humanidad y desde donde se difundió al resto del globo. Después, seguiremos por Asia, donde se desarrollaron las primeras formas de economía productiva (la agricultura y la ganadería) y surgieron las ciudades y la civilización (Mesopotamia). Más adelante tomaremos rumbo a Occidente para volver a Europa y, finalmente, los últimos continentes en ser conocidos por el ser humano (y por los europeos), América y Oceanía.

3. La Humanidad Prehistórica

3.1. el Paleolítico

La aparición del ser humano en el planeta tuvo mucho que ver con la existencia de un clima cálido y suave en África, nuestro primer hogar.  Allí surgieron los homínidos (Australopitecos), miembros del orden de los primates que ya poseían algunos de los atributos que nos hacen humanos:

  • Eran bípedos, es decir, caminaban sobre las extremidades inferiores, lo que les permitía liberar unas manos que poseían un pulgar oponible y, por lo tanto, la posibilidad de sujetar y utilizar objetos con precisión.
  • Tenían un cerebro grande, lo que a su vez les permitía pensar qué hacer con las manos, cómo ayudarse de ellas en su actividad cotidiana de subsistencia (caza, recolección, ramoneo, etc.) empleando todo tipo de objetos útiles.

Más adelante surgieron, también en África, los primeros representantes del género Homo (Homo Habilis y Homo Erectus), quienes, a los rasgos anteriores, sumaron los otros dos que nos hacen definitivamente humanos:

  • La invención y fabricación de herramientas, que dio lugar a las primeras culturas. Este rasgo es una consecuencia directa de los dos anteriores.
  • El lenguaje hablado, que nos permitió comunicar e intercambiar nuestras ideas y desarrollar una cultura compleja.

Finalmente, apareció el Homo Sapiens, que desde África se expandió por todo el mundo gracias a su gran capacidad de adaptación a distintos medios naturales. Cuando llegó a Europa, se encontró con otra especie humana que ocupaba el continente desde hacía más de 150.000 años, el Hombre de Neandertal (Homo Neandertalensis); no obstante, unos miles de años después, éste había desaparecido, dejando abundantes restos, tanto humanos como materiales. Se había completado así el proceso de hominización.

evolucion-humana-esquema

Al período de tiempo durante el que transcurre la evolución humana hasta quedar como único representante del género Homo, la especie a la que pertenecemos, Homo Sapiens, se le denomina Paleolítico o, dicho de otra manera, durante el Paleolítico tuvo lugar el denominado proceso de Hominización. Es la etapa más larga de la historia de la humanidad y la vida en ella tuvo las siguientes características:

  • Las actividades que proporcionaban al ser humano la subsistencia eran la recolección de frutos, la caza y la pesca.  Se trata, pues, de una economía depredatoria, puesto que se tomaba directamente de la naturaleza lo que necesitaba.
  • Armas y herramientas de piedra tallada, madera y hueso, trabajándolas de manera que acabaran teniendo la forma deseada.
  • Las formas de vida eran nómadas, ya que los grupos humanos se movían en pos de los rebaños de animales que cazaban y en busca de zonas más ricas en frutos.
  • Se usó el fuego para mejorar la calidad de los alimentos ingeridos, para calentarse e iluminarse y para defenderse.
  • Al final del Paleolítico, aparecieron las primeras manifestaciones artísticas y las primeras creencias y rituales, signo de que la cultura humana había alcanzado ya una gran complejidad y se preparaba para dar el salto a la civilización.
Una familia de neandertales

Una familia de neandertales

Una de las claves en el éxito de la evolución del género Homo fue la fabricación de armas y herramientas cada vez más sofisticadas que permitían una elevada eficacia en aquellas tareas en las que se usaban (caza, recolección, etc.) lo que, a su vez, favoreció la supervivencia como especie. En la siguiente imagen se muestran algunas de las más características.

herramientas-paleolitico

Como se puede ver en el siguiente mapa, antes de terminar el Paleolítico, el ser humano (Homo Sapiens) ya se había extendido por todo el mundo desde África, ocupando el resto de continentes antes de que comenzase la siguiente época de la Prehistoria, a la que se ha denominado Neolítico.

expansion-de-la-humanidad

3.2. El Neolítico y la primera Edad de los Metales

Así pues, hace unos 12.000 años termina el Paleolítico y se inicia dicha nueva etapa, el Neolítico, en la que se descubre la agricultura y la ganadería.  Ya no hay razón para ser nómadas.  La agricultura requiere cuidados y trabajos durante todo el año, por lo que el ser humano se vuelve sedentario, al asentarse en poblados que irán creciendo hasta convertirse, algunos milenios más tarde, en las primeras ciudades.

Esquema del Neolítico.PNG

Estos cambios en la forma de vida de los seres humanos tuvieron consecuencias de gran alcance, sobre todo en lo que se refiere al aumento de la población y a la aparición de las primeras diferencias sociales.

Mientras la caza y la recolección de frutos silvestres fueron la base de nuestra subsistencia, durante el Paleolítico, la alimentación era muy irregular, alternando períodos de abundancia con otros de hambruna, ya que todo dependía del azar y de la habilidad de los cazadores y recolectores. Ahora, durante el Neolítico, esto va a cambiar. La agricultura va a permitir asegurar un suministro regular de alimentos a una dieta que se completará con lo que aporte la ganadería estabulada que se mantiene en el poblado (huevos, leche, carne, etc.).

La vida en el Neolítico

La vida en el Neolítico

La mejora de la alimentación trajo consigo una mayor resistencia a las enfermedades y una más elevada longevidad, lo que, en última instancia provocó un gran aumento de la población. Ante la necesidad de más tierras de cultivo, los agricultores extendieron sus prácticas cada vez por lugares más lejanos, ayudando a difundir y expandir el neolítico hacia Asia, Europa y el Mediterráneo, como puede verse en el mapa.

europe-diffusion-farming

Por otro lado, como ahora la economía se basa en la producción, puede cultivarse más cantidad de lo que se necesita y se inicia el intercambio de excedentes (o trueque) que, más adelante, cuando surjan los intermediarios que obtienen beneficios con dicho trasiego de productos, dará lugar al comercio. Además, hay que almacenar el grano y otros productos y para ello se inventará y se fabricará en grandes hornos la cerámica, paso previo al descubrimiento de la fundición de metales como el cobre. Todo ello hizo que la sociedad se fuera volviendo más compleja y en ella aparecieron por vez primera las diferencias entre ricos y pobres o entre gobernantes y gobernados. Pero estamos a las puertas de la aparición de las ciudades y las primeras civilizaciones y eso es ya otra historia… la Historia.

Para completar la información de este tema, leer las páginas 175 a 191 y 200 a 205, del libro de texto (Tomo II)

Conceptos clave del tema:

1. La Tierra:

  • Movimiento de Rotación: Es el giro de la Tierra sobre sí misma, en torno a un eje imaginario. Cada 24 horas se completa un giro completo, tiempo que recibe el nombre de día.
  • Movimiento de Traslación: Es el giro de la Tierra alrededor del Sol.  un giro completo representa una duración de un año.
  • Ecuador: el círculo máximo perpendicular al eje terrestre que divide a la Tierra en dos mitades iguales llamadas Hemisferios (Norte y Sur).
  • Paralelos: cada uno de los círculos menores, paralelos al Ecuador, que se pueden definir entre éste y los polos.
  • Meridianos: Lineas imaginarias perpendiculares al Ecuador, que unen los dos polos.
  • Meridiano 0 o de Greenwich: meridiano que pasa por el Observatorio Real de Greenwich y que se eligió para iniciar el recuento de las horas y los grados de longitud en la superficie terrestre.
  • Trópicos: Círculos paralelos al Ecuador que delimitan la zona dentro de la cual los rayos del sol caen perpendiculares a la superficie del planeta en algún momento del año, lo que hace que se eleve la temperatura. En el Hemisferio Norte se encuentra el Trópico de Cáncer y, en el Hemisferio Sur, el Trópico de Capricornio.
  • Círculos polaresCírculos paralelos al Ecuador que delimitan la zona en torno a los polos en la que durante el solsticio de invierno, el sol queda oculto bajo el horizonte las 24 horas del día. En el Hemisferio Norte encontramos el Círculo Polar Ártico y en el Sur el Círculo Polar Antártico.
  • Zonas térmicas o climáticas: Son las zonas delimitadas por los trópicos y los círculos polares que separan los climas cálidos (zona comprendida entre los dos trópicos), templados (zona entre los trópicos y los círculos polares) y fríos (entre los círculos polares y los polos).

 

Además, a modo de repaso, trata de buscar o deducir tú en el texto, el significado de los siguientes conceptos:

  • Corteza Terrestre
  • Litosfera
  • Placas tectónicas
  • Orogénesis
  • Relieve
  • Hidrosfera
  • Troposfera
  • Erosión
  • Solsticio
  • Equinoccio
  • Mapa
  • Escala

3. La Humanidad Prehistórica:

  • Homínidos: especies que, dentro del orden de los primates, son consideradas nuestros primeros antepasados y que se caracterizaban por caminar erguidos sobre las extremidades inferiores y poseer un gran cerebro.
  • Homo Sapiens: Nuestra especie, caracterizada por la utilización de herramientas y su adaptación a todo tipo de medios naturales.
  • Paleolítico: La primera etapa de la historia de la humanidad, que va desde la aparición de los primeros homínidos (hace unos 4 millones de años) hasta hace 12.000 años, durante la cual, éstos experimentan una evolución anatómica y cultural que da lugar al Homo Sapiens.
  • Nomadismo: forma de vida caracterizada por el desplazamiento continuo de los grupos humanos en busca de los alimentos necesarios para su sustento.
  • Neolítico: Etapa de la historia de la humanidad, en la Prehistoria, que va desde hace unos 12.000 años hasta hace unos 7.000 años, caracterizada por las grandes transformaciones que experimentaron las formas de vida humanas tras el descubrimiento de la agricultura y la ganadería.
  • Sedentarismo: Forma de vida que consiste en establecerse en un lugar en el que se vive y se trabaja de forma continua, especialmente cuando la actividad económica fundamental es la agricultura.
  • Economía productiva: Es el conjunto de actividades que sirven para la subsistencia o el progreso de una sociedad, basadas en la producción de bienes a partir de recursos que existen en la naturaleza.
  • Cerámica: Técnica consistente en el endurecimiento del barro mediante su cocción en un horno. Previamente se le ha modelado según la forma deseada.

Ahora, busca o deduce a través del texto, el significado de los siguientes conceptos:

  • Proceso de hominización
  • Bipedismo
  • Bifaz
  • Trueque
  • Megalitismo
  • Dolmen
  • Metalurgia
  • Bronce
  • Escritura cuneiforme
  • Poblado/ciudad (diferencias)
 

Los comentarios están cerrados.

 
A %d blogueros les gusta esto: