RSS

Geografía de España (6): La población.

Observa atentamente la siguiente presentación en la que se recogen algunos de los conceptos básicos sobre población:

View more presentations from FRS1

Sigue este otro enlace para ir a una publicación del Instituto Nacional de Estadística en la que se recogen los últimos datos acerca de la población española.

O en este otro del Centre d’Estudis Demogràfics en el que se incluyen pirámides de población y tablas de datos demográficos en su evolución histórica:

Todos estos datos nos sirven para relacionarlos con otros de carácter económico o social y sacar conclusiones que nos permiten comprender la dinámica demográfica y social de España.

Y, al mismo tiempo, la prensa también recoge, selecciona y publica los datos más relevantes de las instituciones anteriores.  Veamos un ejemplo reciente en el diario EL PAÍS:

A todas estas publicaciones se les denomina fuentes de información y a ellas debemos acudir para conseguir datos concretos y actualizados, información general, síntesis y, en última instancia, conclusiones válidas que nos permitan aclarar o completar nuestros conocimientos acerca del tema que estemos estudiando.

Así, para el caso de España, se puede elaborar un informe sobre su población actual buscando o calculando los datos más recientes sobre los siguientes indicadores demográficos:

  1. Población total.
  2. Densidad de población.
  3. Tasa de natalidad.
  4. Índice sintético de fecundidad.
  5. Tasa de mortalidad.
  6. Esperanza de vida.
  7. Saldo migratorio.
  8. Crecimiento Real de la población.
  9. Porcentaje de población joven (0 a 14 años) y vieja (65 o más)
  10. Pirámide de la población.

Lógicamente, los datos anteriores no son iguales para todos los territorios que componen España.  Se producen desigualdades entre unas regiones y otras que, en ocasiones, pueden llegar a convertirse en fuertes contrastes.  Es importante, pues, estudiar la distribución espacial de cada una de estas variables y tratar de explicarla.  Un ejemplo puede ser la densidad de población que, como se observa en el mapa de abajo,  muestra grandes diferencias entre regiones.

Además, aquellos datos también pueden estudiarse en su evolución temporal, presentándose ésta en forma de tabla o de gráfico.  Generalmente es más fácil de comprender el gráfico, sobre todo cuando los datos son muy numerosos.  Puedes ver un ejemplo debajo (tomado del “Centre d’estudis demogràfics)

Finalmente, acabamos con un gráfico que resume buena parte de todos los indicadores anteriores y refleja lo que llamamos  la estructura de la población de un territorio en un momento determinado.  Se tratra de la pirámide de población, en este caso, de España en 1991.  Esa era la forma que tenía nuestra población en aquella fecha

                                                                                      Fuente: INE

Si no has encontrado los datos actualizados para elaborar la pirámide de población de España a enero de 2012 (datos estimados tomados de la página web del INE), los tienes a continuación:

Veamos a continuación un análisis de la población española a partir de dos pirámides de población del año 2011, la de Murcia y la de Asturias:

Piramide murcia 2012

Piramide Asturias 2013

Ambas pirámides encajan dentro del modelo general de los países con un índice de desarrollo humano alto, que muestran una típica forma de urna.  Representan poblaciones que han finalizado su transición demográfica y se caracterizan por un reducido crecimiento natural debido a bajas tasas de natalidad y mortalidad, a lo que se unen una muy pequeña mortalidad infantil y una elevada esperanza de vida, todo ello signo de una mejora de la calidad de vida que es consecuencia, en primer lugar, del proceso de urbanización español, que se acelera desde los años 60 del siglo pasado, y en segundo lugar, del desarrollo del estado de bienestar a partir de los años 80.
Desde el punto de vista de la estructura por edad, se trata, como se puede comprobar por la gran anchura de los grupos de edad más avanzados, en la parte superior de ambas pirámides, de poblaciones envejecidas que, no obstante, experimentan un repunte de la natalidad en los últimos 10 años, que se muestra nítidamente en la base de las mismas, y que se debe, más que a un cambio de tendencia en la natalidad, al efecto de la llegada de miles de inmigrantes adultos jóvenes, en edad de tener hijos y/o con comportamientos más natalistas.
Desde el punto de vista de la estructura por sexo, es muy clara la disimetría que se produce entre los hombres y las mujeres en las edades adultas-viejas y viejas (a partir de unos 40 años) a favor de las mujeres. Ello es debido a diversas causas: biológicas, laborales, hábitos más saludables, etc. que, en conjunto, han hecho que las mujeres hayan estado menos expuestas a factores de riesgo de muerte.
Respecto a sucesos demográficos que quedan reflejados en el perfil de la pirámide, como entrantes y salientes en la misma, cabe mencionar los siguientes:
– El hueco en la generación de los nacidos durante la Guerra Civil, entre 70 y 74 años es mucho más nítido en Asturias que en Murcia, dado que en esta última puede haber muchos pensionistas que se ha trasladado a esta comunidad por motivos de salud y por su clima.  Más abajo, en el grupo de edad de 40 a 44 también se observa un pequeño entrante que se corresponde con los hijos de los anteriores.
– Otro hueco o, más bien, una discontinuidad importante, lo encontramos en los grupos de edad por debajo de los 20/25 años, que se corresponden a los nacidos en los años de mayor contracción de la natalidad en España, iniciado a finales de la década de los años 80, y que alcanza su mínimo en el grupo de 10 a 14 años.
– El saliente que más destaca en ambas pirámides es el que abarca los grupos de edad de 30 a 39 años, que se puede relacionar, por un lado, con el final de la etapa del “baby boom” retardado, y sobre todo, con la afluencia de inmigrantes en relación con el auge de la construcción, el turismo y la economía española en general de los años 95 a 2010.

Sin embargo, se observan también claras diferencias entre una y otra región.  Trata de identificarlas y explicarlas siguiendo las pautas del comentario anterior.

Para obtener la pirámide de población de cualquier país del mundo hay varias fuentes, pero una de las más rápidas y prácticas es la base de datos de la Oficina del Censo del Gobierno de Estados Unidos, que puedes encontrar en el siguiente enlace:

http://www.census.gov/population/international/data/idb/informationGateway.php

Una vez elegido el país y el año, envías la petición y te aparecerán en distintas pestañas los datos demográficos más relevantes referidos a ese estado y, entre ellos, la pirámide de población.

La dinámica demográfica y la estructura por edades.

El siguiente texto está extraído del blog de Julio Pérez, profesor de demografía del CSIC y en él encontramos algunas de las claves para entender el funcionamiento de la dinámica demográfica y, por lo tanto, de la estructura de la población de un territorio:

“¿POR QUÉ CAMBIA LA ESTRUCTURA POR EDADES?

Los factores que pueden hacer cambiar el peso de unas edades respecto a otras no son otros que los que pueden modificar el volumen total de la población: la mortalidad, la natalidad y las migraciones.

a) Aparentemente, el descenso de la mortalidad constituye una causa obvia de que cada vez más personas alcancen una edad avanzada. Sin embargo, esta obviedad es falsa. La humanidad en su conjunto ha visto mejorar sustancialmente sus probabilidades de supervivencia sólo a partir de mediados del siglo XVIII. Hasta entonces apenas se habían superado los treinta años de esperanza de vida (en España no se alcanzan los cuarenta años hasta la primera década del pasado siglo). Sin embargo, iniciado ya el rápido ascenso de la esperanza de vida, la población no sólo no envejeció, sino que aumentó el peso de los jóvenes. La explicación debe buscarse en la elevadísima mortalidad infantil imperante hasta entonces. Una vez iniciadas las mejoras, las muertes evitadas de recién nacidos y de niños contribuyeron a acrecentar el peso de estos en el conjunto de la población. Sólo muy recientemente, en aquellos países donde la mortalidad infantil es ya muy reducida, la lucha contra la mortalidad se ha concentrado en la otra etapa de la vida en que es elevado el riesgo, es decir, en las edades avanzadas. Ahora sí puede decirse que el descenso de la mortalidad tiene por consecuencia el envejecimiento de la población, pero conviene recordar que este no ha sido el caso siempre ni lo es actualmente en todas partes.

b) La natalidad sí tiene un efecto inmediato en la pirámide de edades. Si es elevada, ensancha automáticamente la base, rejuveneciendo la población. Si es reducida produce el efecto contrario y, de hecho, esa es la explicación fundamental de la rapidez del envejecimiento demográfico de la población mundial y, sobre todo, de la de los países más ricos.

La natalidad, al igual que la mortalidad, ha sido elevada en las poblaciones humanas hasta hace muy poco, precisamente para compensar las escasas probabilidades de supervivencia hasta la edad adulta. Sin embargo, en poco más de un siglo, se están extendido pautas de baja fecundidad, empezando por Europa y extendiéndose al resto del mundo.

c) Las migraciones influyen en la pirámide de población porque no se reparten por igual entre las diferentes edades. Especialmente las grandes corrientes migratorias de nuestro siglo han tenido por protagonistas a jóvenes en busca de trabajo. Los efectos para los lugares de origen no se limitan a la despoblación y a la escasez de jóvenes. En cambio, los lugares de destino han visto rejuvenecer su estructura por edades con los recién llegados y con sus hijos. Este fenómeno puede no ser muy apreciable en grandes unidades geográficas como los continentes o los estados, pero es tanto más importante cuanto menor sea la unidad de análisis, y se convierte en fundamental en pequeñas áreas como los municipios. Si quiere entenderse el gran envejecimiento de las áreas rurales y de interior de la mayoría de los países desarrollados, así como la relativa juventud de las zonas urbanas, no son la mortalidad o la fecundidad las que deben centrar el análisis, sino las migraciones.

Mención aparte merecen las migraciones de la tercera edad, especialmente las que siguen a la jubilación. Se trata de un fenómeno incipiente, con casos notables como la creación en Estados Unidos de alguna extensa zona residencial en Florida o en California, pero limitado a estratos sociales hasta ahora minoritarios y de escasa relevancia estadística en comparación con los cambios de estructura por edades producidos por las migraciones de los jóvenes. “

Esperanza de vida en España.

En Geografía, no todos los conocimientos que aprendemos son inmutables.  Con el paso del tiempo, algunas ideas que eran válidas para un país (o para el mundo en su conjunto)  en un determinado momento, dejan de serlo porque han cambiado algunos de los valores a partir de los cuales las deducíamos.

Así, por ejemplo, hemos estudiado recientemente que, en España, la esperanza de vida, siendo elevada en general, lo es en mucha mayor medida para las mujeres que para los hombres.  Intenta recordar las razones que aducíamos para explicar este fenómeno (¡Ojo, recuerda también que las mujeres no trabajaban menos que los hombres!)

Pues bien, ahora vas a leer este artículo del diario El País en el que se anuncian cambios de cara al futuro en relación a este asunto.  Pincha sobre el siguiente enlace para acceder al texto, amplía tus conocimientos sobre el tema y trata de imaginar qué se dirá sobre la esperanza de vida en España dentro de unos cuantos años.

Las implicaciones económicas de la demografía y de los movimientos de la población.

Por otro lado, dada la relación existente entre economía y dinámica de la población, este artículo del diario El País puede resultar muy interesante para encontrar las claves de la evolución reciente y futura de la población española:

pobreza españa

Hoy, un nuevo artículo sobre la población en España a uno de enero de 2013, con datos del padrón continuo de habitantes, refleja ya algunas de las consecuencias de lo anterior:

poblacion españa

Una novedad en la dinámica demográfica reciente de España: noticia que hay que leer atentamente y comentarla desde lo que conocemos acerca de las migraciones recientes en España.  Pincha en el siguiente enlace a la noticia en la web de RTVE:

Si hablamos de migraciones, podemos analizarlas desde el punto de vista del territorio que se abandona (emigración) y del que recibe a los migrantes (inmigración).  Lógicamente, la población de un lugar puede, al mismo tiempo, sumar  un número determinado de inmigrantes  y  restar otro diferente de emigrantes.  La diferencia entre ambos es el saldo migratorio que, sumado al crecimiento natural, da lugar al crecimiento real de una población.

España fue, tradicionalmente, un país emisor de población, es decir, un país de emigrantes. Al menos hasta los primeros años 70, cuando la crisis mundial de la energía, detuvo en seco el crecimiento económico de los países industrializados del norte de Europa y EE.UU y Japón y, por lo tanto, la emigración hacia ellos.
Tras casi dos décadas de saldo migratorio equilibrado en nuestro país,  a partir de mediados de los 90, se hizo patente un claro predominio de la inmigración que ha continuado hasta el estallido de la actual crisis económica.

Para poder entender las migraciones es necesario conocer sus causas y su relación con otros parámentros.  Así, en el caso de España, tres son las que explican en mayor medida el “boom” inmigratorio de las últimas dos décadas:

1) El atractivo de España como lugar de segunda residencia (“subproducto” del turismo de sol y playa);

2) El crecimiento económico (basado principalmente en la construcción) que se inicia en la segunda mitad de los 90;

3) El envejecimiento demográfico y el aumento del nivel medio de cualificación de los trabajadores, que dio lugar a la disminución de la demanda de puestos de trabajo en los sectores básicos con empleo intensivo de mano de obra (agricultura, turismo y, una vez más, la construcción).

Era evidente que, ante una crisis duradera y de dimensiones globales, el crecimiento económico basado en una excesiva concentración de la actvidad en sectores muy sensibles, se vendría abajo. Una reducción drástica de la demanda no podía tener otra consecuencia que una adaptación a la baja de la oferta y, por lo tanto, quienes producían bienes y servicios (inmigrantes en el caso de los trabajos de menor cualificación) serían los primeros en empezar a quedarse en paro.

España dejaba de ser, a partir de ese mismo instante, un país atractivo para inmigrantes.  Y solo era cuestión de tiempo empezar a ver cómo trabajadores españoles cualificados en paro empezarían a hacer las maletas para marcharse a países con una estructura económica más sólida en busca de trabajo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: