RSS

Geografía de España (1): El Relieve Peninsular.

A. Rasgos geomorfológicos de la península.

Comenzamos el bloque de contenidos dedicados al estudio de los medios naturales de nuestro país por el relieve. Refiriéndonos al conjunto de la Península Ibérica, éste cuenta con tres rasgos fundamentales: su carácter macizo, la elevada altitud media y la disposición periférica de las principales unidades montañosas. Dichos rasgos, en buena medida, se deben a la presencia, en el interior peninsular, de un amplio sector de tierras elevadas, predominantemente llanas, que conocemos como la Meseta.
Si ésta se originó a partir de un antiguo macizo herciniano conocido como Macizo Hespérico, el resto de unidades que conforman el actual territorio peninsular, tanto los rebordes montañosos que flanquean la Meseta por el norte, el este y el sur, como las unidades exteriores (cordilleras y depresiones), son el resultado de los movimientos orogénicos alpinos.

Relieve España

Cuando, en lo concerniente al relieve, hablamos de unidades, lo hacemos a dos escalas diferentes:

  – Unidades Morfoestructrales (o morfoestructuras), que son grandes conjuntos estructurales de la superficie terrestre que comparten un mismo origen (tectónico o erosivo/sedimentario), unos mismos materiales (silíceos, calizos o arcillosos) y unas formas y disposición interna del relieve características.  Existen, a su vez, cuatro morfoestructuras básicas:

1) Zócalos: son áreas llanas o suavemente onduladas, resultado del arrasamiento de antiguos relieves hercinianos. En superficie muestran, pues, materiales antiguos o el granito del que se compone la corteza continental.
2) Macizos Antiguos: son montañas de formas suaves y redondeadas, producto de la fractura y el levantamiento de bloques del zócalo durante la orogénesis alpina.  Se componen de los mismos materiales que el zócalo, es decir, granito y otras rocas de edad paleozoica.
3) Cordilleras de Plegamiento: son grandes elevaciones montañosas con formas muy abruptas, surgidas durante la orogénesis alpina por el levantamiento y plegamiento de materiales sedimentarios depositados durante la era secundaria en grandes fosas marinas o en los rebordes continentales.
4) Cuencas Sedimentarias o Depresiones: son zonas hundidas cubiertas de sedimentos (y que, por lo tanto, muestran relieves horizontales o suavemente inclinados) formadas durante la era terciaria, bien como resultado del hundimiento de bloques del zócalo continental o como fosas prealpinas que flanquean a las cordilleras alpinas.

– Unidades de relieve, propiamente dichas, serían áreas de la superficie terrestre bien individualizadas, con unas formas de relieve características (llanas o montañosas) y que reciben un nombre propio (Sistema Central, Depresión del Ebro, etc,)  Se trataría, simplemente, de un mayor nivel de concreción que las anteriores.

Podríamos considerar a las primeras como las plataformas sobre las que se labran o esculpen las segundas, a lo largo de una evolución geológica que, en el caso de la Península Ibérica, se extiende desde el Precámbrico, en el que emergen las primeras bandas de tierra en el lugar que un día acabaría siendo la península, hasta el cuaternario, en el que la erosión glaciar y fluvial da los últimos retoques a las unidades de relieve surgidas tras la orogénesis alpina.  Entre ambas épocas, a lo largo de los últimos 600 millones de años, se fue conformando el relieve peninsular en tres fases bien definidas:

1) La Era Primaria o Paleozoico, es testigo de la orogénesis Herciniana, la cual originó cordilleras que, antes de acabar dicha era, habían sido arrasadas y convertidas en zócalos o macizos, como el Macizo Hespérico.

2) La Era Secundaria o Mesozoico, es un período de estabilidad tectónica, por lo que continúa la erosión de los relieves hercinianos y la sedimentación de sus restos en áreas hundidas del interior de los macizos, en los rebordes continentales y, sobre todo, en las profundas fosas marinas Bética y Pirenaica, en las que se acumularon miles de metros de sedimentos.

3) La Era Terciaria va a asistir al desarrollo de la orogénesis alpina, que conformará las grandes líneas estructurales del relieve peninsular al elevarse las grandes cordilleras alpinas (Bética y Pirenaica) y formarse las depresiones prealpinas del Ebro y el Guadalquivir, al tiempo que el antiguo Macizo Hespérico (a partir de ahora será ya “la meseta”) basculaba hacia el Atlántico, dirigiendo hacia este océano la red fluvial peninsular, se fracturaba interiormente provocando zonas hundidas que daban lugar a las cuencas sedimentarias del Duero, Tajo y Guadiana, y se formaban los rebordes montañosos del norte (Cordillera Cantábrica), este (Sistema Ibérico) y sur (Sierra Morena) de la Meseta.

En la siguiente animación, a la que se accede pinchando en la imagen, se puede observar la evolución anterior en el conjunto del planeta:

Mapa evolución geologica planeta

Esta evolución geológica dio lugar en la península a tres grandes áreas o dominios litológicos (zonas definidas por el tipo de roca dominante en superficie) que se muestran en el siguiente mapa:

Mapa de los Dominios litológicos
Mapa de los Dominios litológicos

1) El área silícea: muestra en superficie las rocas más antiguas, de edad paleozoica, como el granito, el gneis, la cuarcita o la pizarra, en las que el componente principal es el sílice. Las características físicoquímicas de estas rocas, especialmente del granito, y las condiciones climáticas de cada zona, originan un tipo de relieve propio llamado relieve granítico cuya forma más característica la constituyen los llamados berrocales, o amontonamientos de bloques redondeados (bolas) que ocupan grandes áreas.

2) El área caliza: Se compone de rocas formadas en la era secundaria que se pliegan por la orogénesis alpina en el terciario.  Una de las propiedades de la roca caliza, el hecho de ser porosa y soluble en agua, origina un tipo de modelado característico, llamado relieve cárstico, que da lugar a formas como los lapiaces, las dolinas y las simas, entre otras.

3) El área arcillosa: Se compone de rocas sedimentarias de las eras terciaria y cuaternaria, generalmente blandas, como la arcilla, las margas, los yesos, etc.  Dan lugar a llanuras suavemente onduladas (campiñas), por las que discurren los ríos y que separan estructuras horizontales más elevadas (páramos).  En zonas donde ha desaparecido la cubierta vegetal y alternan largos períodos secos y calurosos con otros de lluvias torrenciales, se forman cárcavas y barrancos, dando lugar a un paisaje de “badlands

No obstante lo dicho hasta aquí acerca de las áreas litológicas de la península, lo cierto es que en cada una de ellas existen rocas de distinto origen y resistencia que dan lugar a un relieve causado por erosión diferencial de estratos alternativamente duros y blandos.  Pueden darse tres situaciones:

1) Cuando los estratos están dispuestos hrizontalmente sucede lo dicho antes para el área arcillosa, es decir, que ello da lugar a un paisaje de páramos y campiñas en el que, además, encontramos mesas, cerros testigo y antecerros.

2) Cuando están los estratos suavemente inclinados se forma un relieve de cuestas en el que alternan dorsos y frentes de la cuestas labradas en los estratos duros y valles longitudinales en los estratos blandos.

3) Cuando los estratos están plegados puede suceder que se trate de los materiales paleozoicos de antiguos relieves hercinianos rejuvenecidos, en cuyo caso se origina un relieve apalachense formado por crestas de cuarcita que alternan con valles en pizarras; o pueden formarse también en cordilleras jóvenes (relieve jurásico), alternando entonces pliegues convexos (anticlinales) y cóncavos (sinclinales), aunque la erosión y la evolución posterior puede originar estructuras mucho más complejas.

Con el fin de entender la enorme complejidad litológica de la Península, que va más allá del mapa simplificado que arriba aparece, podéis ampliar y echar un vistazo al mapa siguiente, que es el mapa geológico de España.

Mapa geológico de España
Mapa geológico de España

B. Las grandes conjuntos morfoestructurales y unidades del relieve español.

Para el estudio de los grandes conjuntos morfoestructurales y las unidades del relieve peninsular, además de los contenidos correspondientes del libro de texto y el resumen visual de la presentación anterior, podéis ampliar conocimientos a partir de la entrada correspondiente de la Wikipedia:

http://es.wikipedia.org/wiki/Relieve_de_Espa%C3%B1a

Anuncios
 

Una respuesta a “Geografía de España (1): El Relieve Peninsular.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: